¿Qué colchón elegir?

Un colchón tiene una vida útil de 8 a 10 años, por esto es muy importante saber elegir el que se adapte correctamente a tus necesidades, de lo contrario, impactará negativamente la calidad de tu descanso y tu salud.

Toma en cuenta los siguientes puntos para elegir tu Spring Air, en el que no sólo duermas, sino que descanses simplemente perfecto.

¿Cómo duermes?

Cada persona concilia el sueño de una manera diferente, por lo que no existe una postura perfecta a la hora de dormir, aunque lo más recomendable es dormir de lado o boca arriba.

Si duermes boca arriba, debes escoger colchones con firmeza alta, ayudando a que tu columna se mantenga alineada.

Si duermes de lado, lo mejor es elegir un colchón más suave, que permita al hombro hundirse levemente, hasta encontrar una posición cómoda.

No es recomendable para la salud de tu columna ni para el buen funcionamiento orgánico dormir boca abajo, sin embargo, si es tu caso, la mejor opción para ti es un colchón con firmeza intermedia, que dé el soporte necesario a tu cuerpo.

¿Qué complexión tienes?

Las personas delgadas necesitan colchones suaves y flexibles, que se adapten a su forma para repartir mejor el peso.

Si padeces sobrepeso, necesitas un colchón firme que te ofrezca un buen apoyo. En un colchón blando te hundirías en exceso.

¿Duermes acompañado?

En Spring Air tenemos la tecnología Comfort Flex, que está desarrollado para la vida en pareja. Gracias a su sistema de resortes independientes reduce los movimientos al momento de dormir y así, garantiza un descanso sin interrupciones, placentero y saludable.

¿Te mueves mucho?

Si eres de los que se mueven mucho mientras duermen, te conviene un colchón con mayor firmeza, que te permita girar sin esfuerzo. Te recomendamos un colchón con memory foam que se amolde a tu cuerpo y reduzca los puntos de presión.

¿Pasas calor?

Si eres una persona calurosa, sudas con facilidad o vives en un lugar cálido, puedes elegir un Spring Air Cool Gel, que gracias a la alta tecnología en la espuma, mantiene la temperatura adecuada de tu colchón haciéndolo más fresco.

Si eres más bien una persona friolenta constante o vives en un lugar frío, los modelos con espuma o de látex son ideales, pues guardan más el calor.

¿Padeces alergias?

Muchos de nuestros colchones están fabricados con telas hipoalergénicas, telas con tratamiento antiácaros (en caso de que seas alérgico a ellos), entre otras tecnologías que ayudan a que tu descanso sea aún más reconfortante.

Si eres alérgico al polvo o tienes problemas de asma, es mejor usar un colchón de espuma o de látex (salvo que seas alérgico al látex) con un cubre colchón.

 

Toma en cuenta todos estos elementos para elegir el colchón que pueda brindarte un buen descanso. Recuerda que invertir en tu descanso es invertir en tu salud.

Deja una respuesta